Su enseñanza


La enseñanza de la osteopatía, bajo mi punto de vista requiere tener los ojos bien abiertos porque se puede hacer fundamentalmente de dos maneras:
-    Enseñar
-    Transmitir

Entiendo por enseñar, esa vía que es impuesta muchas veces por personas que no tienen nada que ver con las vocaciones, que no tienen en cuenta la sutileza de los tejidos, de la energía, de la escucha del paciente, de la reacción del cuerpo al tacto, del efecto de las palabras…
Aquí hay un riesgo elevado de engañar al alumno.
Soy de la opinión que salvo algunos alumnos hijos de papá, el 90% de los estudiantes de medicina  o todos aquellos  que se orientan en el cuidado del paciente, tienen el deseo que la sociedad  viva en mejores condiciones y hay en ellos un fondo filosófico.


Durante sus años de estudios se encuentran en un torbellino de materias extremadamente densas que les lleva a una pérdida de reflexión en el mejor de los casos y los cuestiona seriamente: ¿para qué me va a servir esta anatomía descriptiva, sin vida, esta química, esta estadística… son importantes? ¿Me van a enseñar a establecer lazos que me ayuden a entender la vida de la persona a la que me gustaría ayudar?


Desgraciadamente el alumno pierde a lo largo de los años esta capacidad de análisis por falta de tiempo y se dedica a aprobar exámenes…Más tarde vendrán los protocolos de actuación bajo pretexto de que te dan seguridad y rigor en tu práctica, pero ¿dónde queda la individualidad del paciente?

Entiendo por transmitir, un arte más difícil ya que partiendo de las mismas bases utilizadas en la enseñanza, muy pronto hay que introducir que  la relación paciente / terapeuta es diferente.
En el concepto de la "medicina clásica científica" el terapeuta es un agente activo a diferencia del que es escuchado que es considerado agente pasivo, de ahí su nombre de paciente.
Es así como las facultades forman “terapeutas objetos” al servicio de un sistema económico que nada tiene que ver con la Salud, con el objetivo de dominar pacientes objetos a los que restamos su implicación en el proceso de sanar.
En el concepto de las medicinas tradicionales el paciente es el protagonista y se le considera un ser completo.
Es el cuerpo del paciente el que sabe y nos informa.
Es el cuerpo del paciente el que tiene la solución, la fuerza de auto curación que a veces se desequilibra.
En este caso, el terapeuta no impone, solo evalúa el estado de inestabilidad y acompaña la fuerza innata del paciente que se encargará de devolver al cuerpo la capacidad de auto regulación.
Estamos en un debate filosófico que tiende a cambiar la relación terapeuta/paciente, en el que la humildad será el mediador.
Ayudar  la salud es ante todo un aspecto filosófico más que matemático y estadístico.
Parece que la sociedad vaya hacia su autodestrucción y eso es debido a que los manipuladores del mundo juegan con un sentimiento primario que es el miedo y hacer las cosas demasiado fáciles, fabricando una sociedad irresponsable rechazando el esfuerzo de hacer funcionar su Consciencia
Si nos satisfacemos con una enseñanza rica en protocolos académicos para nivelar por lo bajo, y eliminamos la imaginación, la proyección y la individualidad que son las puertas del mañana, estamos trabajando para una sociedad muerta, en micro movimiento, dejándola en un plano horizontal, y haciéndola renunciar a  otros planos de la globalidad.
Si las escuelas de osteopatía se “medicalizan” a través de protocolos académicos…ya conocemos los resultados: se obtienen técnicos al servicio de un sistema que aparentemente desea satisfacer a una sociedad irresponsable e inconsciente. A cambio estas instituciones gozan de una buena imagen y salen alumnos bien educados.
La transmisión y la evolución de la osteopatía no va a beneficiar de la facilidad. Hay que favorecer la reflexión y proyectarse en una sociedad que serán los futuros pacientes de nuestros alumnos. Las escuelas no trabajan para los pacientes de hoy, forman a sus alumnos para las necesidades futuras.
Para ello es necesaria una inestabilidad que permita a la imaginación consciente tener un espacio dónde se pueda expresar.
Si estáis dispuestos a aceptar la inestabilidad creadora, vivir la transmisión y participar en una evolución en movimiento continuo con respecto a la salud, Busca la escuela que transmite. No perdáis vuestro tiempo, vuestra energía. Buscad vuestro camino.
¡Atreveros!

Os recuerdo, la OMS clasifica la osteopatía como profesión de alta responsabilidad por la cual es necesario un nivel "Master" es decir 300créditos ECTS de osteopatía.
En Europa unos centros de enseñanza utilizan las normativas de Bolonia con la progresión de grado master doctorado, para dar un titulo profesionalizante al final del grado (3 años en unos países).
Se puede preguntar si estos (responsables) de centros de enseñanza son osteópatas si tuvieron, un día, la responsabilidad de pacientes.


¿Que consciencia tienen del abordaje de la Salud?